fueron condenados a 32 y 29 años de presión por a ver torturado y matado a su hija. - Miguel Paulino Noticias

Lo Nuevo

Home Top Ad

Post Top Ad

lunes, 8 de marzo de 2021

fueron condenados a 32 y 29 años de presión por a ver torturado y matado a su hija.

Antes que nada quiero decirles que suceden muchas cosas malas en este mundo, pero es nuestro deber enterarnos de esos hechos con estas noticias, es la única forma de saber cómo protegernos nosotros y a nuestras familias de qué no nos suceda lo mismo.

En la madrugada de este sábado 6 de marzo, Christopher Antony Tavares Coelho y Letícia Lopes Fonseca fueron condenados a 32 y 29 años de prisión, respectivamente, por haberle quitado la vida a su hija después de haberla torturado un día completo.

El hecho sucedió en Poços de Caldas, en el estado de Minas Gerais, Brasil y la niña fue identificada como Ana Lívia Lopes da Silva de tan solo tres años de edad.

El relato de las autoridades obtenido por la confesión de los acusados es el siguiente:

Leticia, quien era la madre de la niña confesó que el día anterior su pareja, Christopher, se había enojado mucho con Ana Livia porque ella se había orinado en la cama y le dio una bofetada.

Christopher, quien era su padrastro dijo que la niña rompió el castigo y estaba jugando y brincando y con eso sentía que le había faltado el respeto.

Leticia narra que cuando se levantó ese día a las 8:30 de la mañana, encontró a su pareja con la niña introducida en una tina de agua fría, ya que a la niña no le gustaba el agua fría. En ese momento la estaba torturando.

La niña estaba casi desmayada pero cociente. La madre la llevó a la cama y la acostó, la niña se sentía culpable todavía por haberse orinado y haber desobedecido el castigo y con voz entrecortada dijo “Ya no lo vuelvo a hacer” y se desmayó.

Lo que sucedió todavía fue peor, ya que ni la madre ni su padrastro la llevaron a un centro de salud. Al final de la tarde la niña empezó a mostrar signos de convulsión, dificultad para respirar, la piel morada y hasta empezó a vomitar sangre.


En ese momento la madre asustada entonces llama a una hermana de su pareja, que al llegar a la casa, tomó a la niña de inmediato a un centro de salud que estaba solo a 100 metros de la casa.

Cuando la niña llegó al hospital los médicos se dieron cuenta que tenía hemorragia en el cráneo y costillas rotas. Su padrastro era el responsable y la madre no hizo nada para ayudarla.

La niña no pudo aguantar más y finalmente falleció. La madre fue detenida en la puerta del hospital y el padrastro en la casa.


Luego las autoridades descubrieron que la guardería había reportado que había encontrado signos de golpes en la niña, es decir, que esa no era la única vez que se habían dado los maltratos.

Esperamos ahora que los presos “pongan en su puesto” a Christopher durante estos 32 años de cárcel que le esperan y que su madre Leticia sufra estos 29 años de prisión por dejar que su niña perdiera la vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Post Bottom Ad